Alimentos que curan, por Jorge Pérez-Calvo

‘Alimentos que curan’ es un libro de Jorge Pérez-Calvo junto a Pilar Benítez, en el que nos hablan de 3 pilares fundamentales para la vida: los alimentos, las emociones y la sexualidad. Desde el punto de vista de la medicina energética, todos estos aspectos se pueden «gestionar» para vivir más y mejor.

¿Qué significado tiene la palabra salud?

Salud es la capacidad de adaptarnos al ambiente natural, climático, familiar, social, laboral… a todo aquello que nos rodea. Entonces podemos disfrutar del bienestar, el vigor, la empatía, la solidaridad, la armonía, el buen humor, la claridad mental, la vivencia espiritual…¡Y de la ausencia de enfermedad!, para lo que en realidad estamos biológicamente programados. Como vemos, va mucho más allá de sufrir dolor, unos síntomas o una enfermedad.

Sucede frecuentemente que la persona que cae en una enfermedad grave, días antes se ha encontrado normalmente sana, lo que obviamente no quiere decir que realmente lo estuviera. Y es que debemos ser capaces de adaptarnos a nuestro medio ambiente natural para estar sanos. Y para ello, consumir los alimentos naturales adecuados, y, si es posible, ecológicos, de la estación del año en que estemos (primavera, verano…) y de origen próximo al lugar donde vivimos. Así, el tener salud nos permitirá poder desarrollar al máximo nuestro potencial humano, tanto en el plano físico y emocional, como en lo mental y espiritual.

¿Le damos la importancia que se merece a nuestra alimentación? 

La alimentación, lo que nos ponemos en el plato tres veces al día, es lo que más influye en nuestro bienestar, en nuestro estado mental, en nuestro nivel de energía, en nuestras emociones…Y, por todo ello, en nuestra capacidad de decisión y en nuestro destino. El problema es que hemos perdido el contacto con nuestro cuerpo y ya no somos capaces de sentir cómo nos afecta este u otro alimento. Además, la ciencia médica está muy alejada de una visión natural y holística del hombre, capaz de entender la relación de la salud con la alimentación, el entorno, la mente y las emociones. Pero, con una alimentación adecuada, podemos recobrar la sensibilidad, y resetear el cuerpo para volver a recobrar el instinto e intuición perdidos.

Hay una absoluta desinformación de cómo lo que comemos nos está afectando a los distintos niveles de nuestra personalidad y a nuestra salud. Y es más, la información que nos llega es muchas veces sesgada, sacada de contexto y contradictoria. Por lo que, a veces, nos confunde. “Que si es bueno comer crudo o no”, “que si los lácteos van bien para los huesos o no…”, tópicos o consignas muchas veces sacados de la televisión u otros medios comerciales. 

La nutrición energética es una ciencia, un conocimiento todavía muy poco difundido, aunque es espectacularmente efectiva en la mejora de nuestro bienestar y nuestro estado general, porque es una compilación de lo mejor de la nutrición moderna y el conocimiento que, sobre la alimentación y el hombre, tienen las medicinas naturales orientales y occidentales. Ya lo decía Hipócrates, el padre de la medicina occidental: “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”. 

Así, conociendo el efecto de los alimentos sobre el cuerpo y sus órganos y funciones, así como la condición que causa un problema de salud, podemos modificar dicho problema utilizando el alimento adecuado. Por ejemplo, la causa de la mayoría de las ansiedades suele ser un exceso de calor en el estómago y, sobre todo, en el corazón. En este caso, podemos mejorarla si evitamos alimentos que lo calienten, como picantes (ajo, cebolla cruda), alcohol, café, carnes rojas o exceso de sal, por ejemplo… Y procurando consumir alimentos que lo refresquen, por ejemplo, espárrago, alcachofa, endivia, tomate, remolacha, canónigos, diente de león, maíz, cuscús integral, arroz integral, centeno,  azukis, uva roja, membrillo, sandía, zumo verde de cebada o verde de trigo, pasta de trigo o de kamut…

La alimentación influye también en nuestros estados de ánimo: si abusamos de los dulces refinados, el azúcar, las frutas tropicales, los zumos de frutas, la bollería, el chocolate… tendremos tendencia a estar más depresivos y cansados, y con cambios de humor frecuentes. 

¿Podemos afirmar que la alimentación es nuestra mejor medicina?

Sin duda alguna, podemos afirmar que la alimentación es la mejor medicina y el mejor preventivo, y la mejor herramienta para conseguir los propósitos que tengamos en nuestra vida

¿Qué opinas sobre la alimentación ecológica y su expansión?

La alimentación ecológica es una respuesta a la necesidad que tenemos los humanos de comer alimentos nutritivos, naturales y no contaminados con tóxicos. Los alimentos no ecológicos desgraciadamente carecen de nutrientes fundamentales y suelen estar contaminados con distintos tipos de químicos tóxicos que afectan de manera importante a la salud.

Hoy en día, es fundamental alimentarnos con productos ecológicos.

Me gustaría recomendar leer el libro ‘Revitalízate’, de un servidor, o ‘Siéntete radiante’, de Pilar Benítez. Otra obra, también interesante, es el libro ‘Alimentos que curan’, también mío, para una introducción fácil y amena. Y mi  página web.

Jorge Pérez-Calvo

Médico experto en medicina integrativa

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
By |2018-05-18T13:40:04+00:00mayo 17th, 2018|Blog|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment