Muy pronto llegará la primavera y con ella, desafortunadamente ¡la alergia al polen!

Las plantas mayormente involucradas en la alergia suelen ser las gramíneas (caña de azúcar, trigo, arroz, maíz, alpiste, cebada, avena, centeno), seguidas por olivo, ciprés, salsola, plátano de sombra y parietaria. Este tipo de alergia se manifiesta sólo en las personas que tienen en la propia sangre unas sustancias llamadas “inmunoglobulinas de tipo IgE”: al entrar en contacto con algunas proteínas del polen (alérgenos), las IgE las reconocen como “enemigas” y estimulan el trabajo del sistema inmunitario con la producción de anticuerpos.

Los principales síntomas son: picor y/o hinchazón de los ojos, lagrimeo, sensación de arenilla en los ojos, picor nasal, estornudos, obstrucción de la nariz, tos, cansancio, depresión, irritación, fiebre. Los síntomas aparecen sobre todo en días soleados, con viento y empeoran en la calle, parques y campos.

¡Este año no te quede esperando la llegada de la alergia y prepárate ya a enfrentarla con la ayuda de Ecorganic!

  1. Necesitas plantas o sustancias naturales con acción antihistamínica y antiinflamatoria, Ecorganic te aconseja:
  • Ortiga, llantén, grosellero negro, helicriso, reishi… en extractos líquidos.
  • Quercetin (Solaray), bioflavonoide presente en fruta y verdura y antioxidante muy utilizado para el resfriado y las alergias respiratorias (asociar 1 g de vitamina C para mejorar su absorción y acción).
  • Jarabe Niguelone (Derbós), un combinado de plantas balsámicas, antihistamínicas y descongestionantes (llantén, pino marítimo, helicriso, grosellero negro), vitamina C, fructoologosacáridos, minerales e histidina, que regula los niveles de histamina en el organismo.
  • Reishinua (Nua), compuesto por reishi, perilla, quercetina y jengibre, mejora la sintomatología (estornudos, picor nasal, ojos llorosos) y es expectorante y antioxidante.
  • Shamaki (Hiranyagarba), con ortiga, harpagofito, cúrcuma, magnesio, cobre y boswellia serrata, es un elixir beneficioso en todo tipo de alergias, por su efecto antiinflamatorios, analgésicos, diurético y depurativo.
  1. ¡No pare de respirar! Una buena y profunda respiración es necesaria para expulsar mejor el indeseado alérgeno (polen) y las toxinas:
  • Lota, una tetera con extremo redondeado, útil para la práctica natural y sencilla de la ducha nasal con agua tibia y sal marina. Especialmente indicada para personas que padecen de alergia porque limpia a fondo la mucosa de la nariz y ayuda a sacar el exceso de mucosidad.
  • Haymax (Levantina de orgánicos), un bálsamo natural compuesto por cera de abeja, aceites de semillas y aceites esenciales, que trabaja como una barrera y ayuda a evitar que el polen entre por la nariz.
  • Propolaid Rino spray (Esi), con propoleo, hamamelis y agua de mar, tiene una acción antinflamatoria y limpia las fosas nasales.
  1. Además, no te olvides tomar un buen multivitamínico con minerales que ayudará las células de tu cuerpo a funcionar de una forma más activa y a garantizar la absorción de los productos antialérgicos.
  1. Aprovecha del cambio de estación para depurar tu cuerpo y ayúdale a expulsar toxinas acumuladas y el mismo polen de una forma más rápida.
  1. ¡Cuidado con lo que comes! Es importante saber que se puede verificar una reacción alérgica cruzada entre plantas y alimentos. O sea, algunos alimentos pueden empeorar las reacciones alérgicas al polen, provocando picor en la boca, hinchazón de la lengua y de los labios y ardor de la garganta. Eso pasa porque el cuerpo no es capaz de distinguir las proteínas de los diferentes alérgenos (plantas o alimentos) y reacciona de la misma manera, estimulando el sistema inmunitario. Por eso, en caso de alergia al polen (sobre todo por las gramíneas), hay que tener cuidado con la ingesta de los siguientes alimentos: cítricos, tomate, melón, apio, melocotón, ciruelas, sandia, kiwi, cerezas, albaricoque, almendras, cacahuetes.

 

Enrica Castellar – Farmacéutica y naturópata