La cita, con Arnau Benlloch

‘Tu éxito en la vida se puede medir por el número de conversaciones incómodas que estás dispuesto a mantener’. Tim Ferriss

Si la vida fuera cómoda nunca sacarías lo mejor de ti mismo. Si todo marchara siempre como la seda te enredarías en la suavidad de su textura, te adormilarías y dejarías de valorar las cosas que necesitan cierto esfuerzo.

Para crecer es necesario forzar tus límites, aventurarte, incluso reconocer en la incomodidad una puerta hacia un estadio más elevado, un paso más hacia la expresión de tu autenticidad.

Mantener conversaciones incómodas sin perder los nervios, sin perder tu centro, desde la asertividad y la transparencia, es un arte que no todo el mundo domina. De hecho, por lo general, no decimos lo que pensamos dejando así de expresar muchas ideas y emociones que nos ayudarían a liberarnos.

El miedo es uno de los enemigos de tu ser genuino y una de las principales sordinas a la hora de expresar tu verdadero parecer sobre las cosas. Ese miedo se instala en tu personalidad y se convierte en el autocensor que corrige tus palabras, tus discursos, tus alegatos, descafeinándolos, haciendo que pierdan su poder comunicativo por miedo a herir, al qué pensarán de ti, a no entrar en conflicto.

La vida es armonía, es acuerdo, pero también es discrepancia y contraste. Tu miedo a expresar lo que verdaderamente necesitas expresar se convierte en el mejor aliado de tu autodestrucción. Hace que te tragues tus palabras, provocando un atracón de emociones que te producen una indigestión crónica. Las palabras no pronunciadas se acumulan en tu interior, fermentan creando amargura y cuando menos te lo esperas te has convertido en un ser frustrado, incapaz de demandar lo que necesitas para ser feliz, incapaz de establecer conversaciones profundas y sinceras sobre qué es lo que verdaderamente esperas, lo que verdaderamente precisas para sentirte bien contigo mismo y con tu entorno.

La teoría es siempre más sencilla que la práctica, pero entrenándote en la expresión te darás cuenta de que eres capaz de romper muros con solo presionar un dedo, atravesar fantasmas con solo pronunciar una palabra. Siempre en tu mente un problema será mucho más grande que en la realidad. Siempre tu cavilar ejercerá de levadura, aumentando el volumen del problema. Los que vas barriendo bajo la alfombra se convierte en sombra, y la sombra al final pesa.

Ser capaz de mantener conversaciones incómodas, en las que se pongan encima de la mesa todas las cartas boca arriba, sin miedo a herir, sin miedo a salir mal parado, es signo de madurez, de evolución personal y de respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

Nadie nace adivino, nadie tiene porque saber que necesitas un cambio, que necesitas más escucha, que tiene ganas de vomitar algo que llevas rumiando tiempo en tu propia centrifugadora mental. Así que no confundas a tu interlocutor con una pitonisa y expresa desde el corazón tu parecer respecto a ese asunto inconcluso que te reconcome, ese aumento de sueldo que llevas rumiando hace meses, esa atención especial que necesitas de tu pareja, ese aclarar temas acumulados con tu familia, esa conversación pendiente con tu socio…

El éxito es expresar quien eres, si no lo haces nunca vivirás tu vida sino la de los demás. Por miedo a herir te autoinflinges heridas, por miedo a plantarte te haces desplantes, por miedo a pedir te impides el éxito.

Lo que nos cuesta expresar es normalmente lo que más necesitamos expresar, eso que hará que ampliemos nuestros límites. Un problema expresado comienza a ser su solución.

Los proyectos nacen de conversaciones, los cambios también y el éxito de tu vida depende de cómo expreses lo que sientes, lo que piensas, lo que eres. Solo nunca se ha podido, necesitas de los demás. Expresa lo que eres, lo que sientes, lo que quieres y los demás te apoyarán en tu camino hacia una vida de éxito o, al menos, tu autenticidad y transparencia te llevarán hacia él.

Arnau Benlloch

Periodista especializado en la inspiración para el cambio

www.arnaubenlloch.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
By | 2018-07-25T10:50:23+00:00 julio 25th, 2018|Blog|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment