“La salud no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada” (Arthur Schopenhauer)

El mes de Enero es un momento perfecto para llevar a cabo nuevas metas y propósitos, pero no nos debemos de olvidar de la salud, y algunos de esos propósitos deberían estar relacionados con mejorarla y/o preservarla. No se trata de hacer nuevas dietas o regímenes estrictos que duren unas cuantas semanas, sino de adquirir hábitos de vida saludables que duren para siempre y nos ayuden a mantenernos sanos y felices.

Así que os voy a proponer 5 consejos que os van a ayudar a mejorar vuestra salud en este nuevo año.

  • Sustituir todos los productos refinados por su versión integral. Esto nos ayudará a mantener unos niveles de azúcar en sangre más estables y por tanto disminuirán los antojos de dulce y otros carbohidratos, y nuestra energía será más constante durante el día. Probad también otros cereales menos convencionales como el trigo sarraceno, la quinoa o el mijo y sed creativos con las pastas, por ejemplo, probad las de legumbres.
  • Aumentar el consumo de verduras. Según la Universidad de Harvard, al menos el 50% del plato deberían de ser verduras, de colores variados (las patatas no cuentan!).
  • Introducir alimentos con efecto probiótico para mejorar nuestra salud intestinal, que es fundamental para mantener un sistema inmune saludable. Por ejemplo el miso, el chucrut o el tempeh.
  • Pasar más tiempo en la naturaleza (sobre todo los que viváis en la ciudad). Mi recomendación es que, al menos, una vez a la semana, hagáis una pequeña excursión fuera de la ciudad. Numerosos estudios ya nos hablan de los beneficios de estar más en contacto con la naturaleza, sobretodo para ayudar a reducir los niveles de estrés y a acelerar el proceso de regeneración del organismo. La clave está en poder respirar aire más puro durante un rato para oxigenar nuestras células y exponernos al sol, que es fundamental para mantener unos niveles de vitamina D saludables. Podéis aprovechar para leer, meditar, hacer ejercicio o pasear a vuestro perro.
  • Adquirir la postura adecuada para ir al baño. Esto en principio os puede resultar algo extraño, pero desde que se inventaron los WCs modernos, el hombre cambió la forma de evacuar y esto trae consigo numerosos problemas. La forma original es de cuclillas, forma en la que el músculo puborrectal está libre para permitir una evacuación completa. La forma actual fomenta la aparición de estreñimiento y el estancamiento de residuos en el colón, con lo que todo esto conlleva. La forma de solucionarlo es muy simple: ponerse un taburete en los pies para simular la forma natural de evacuar. Esto puede aliviarnos muchos problemas actuales y prevenir trastornos intestinales.

Producto destacado: CHUCRUT

El chucrut son verduras fermentadas que nos aportan bacterias saludables a nuestra flora intestinal. Lo ideal sería añadir una cucharada sopera en nuestra ensalada diariamente.

El más típico es el de col, que podéis encontrar en Ecorganic, pero también tenéis de otras verduras como zanahoria y cebolla.

Ana Estellés

Lic. Biotecnología Biomédica

Dip. Nutrición Terapéutica

www.anestelles.com

Facebooktwitterpinterestmail