‘Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos’.

Eduardo Galeano

Lo que somos es mutable como este instante que ya pasó, como la hierba que crece, el río que fluye, como la vida en la que todo es constantemente impermanente.

Escucho demasiadas veces ‘soy como soy’, ‘es lo que hay’, ‘yo soy así’…y toda una serie de frases hechas que lo único que hacen es constatar la necesidad de aferrarte a una estructura fija para sentir que controlas lo que va a ocurrir. Son ideas inmovilistas que te hacen creer que serás capaz de influir en todo cuanto está por llegar y que tienes la llave maestra que abre cualquier nueva puerta. Pues resulta que ni eres como eres, ni eres así. Quizá lo seas hoy o creas serlo, pero tu camino, por mucho que quieras, nunca será del todo previsible, conocido o confortable.

No existe ‘siempre’, existe ‘ahora’

Ya sabes que nada es para siempre, pero eso solo lo recuerdas cada vez que te abres a la aceptación de este eterno presente y te instalas en él. El resto son elucubraciones, hipótesis, ficción, series, películas y circos.

Si tomas la decisión de abrirte de pies y manos, de corazón y de piernas para aceptar todo lo que te llega en este mismo momento, serás capaz de sentir hasta el más mínimo movimiento de tus átomos. Si eres capaz de enfocarte en el nanosegundo de este exacto momento de tu existencia recobrarás la confianza perdida, porque sintiendo la presencia de este preciso momento notarás esa energía una que te demuestra que nada te falta.

Allá donde estés, I’ll be there

Estás en el momento adecuado y en el lugar adecuado. Siempre lo has estado, pero eso no significa que no puedas hacer algo por cambiarlo…somos lo que hacemos por cambiar lo que somos.

Evolucionar empieza aceptando que allá donde estás, estés pasando por el proceso que estés pasando, todo tiene un sentido mayor.

Hoy eres lo que eres, pero mañana podrás ser otra cosa si el guion de la vida decide ponerte en otro papel, y no pasará nada, porque nada es para siempre y mucho menos tú.

Decisión de cambio

Mejorar tu vida es posible si tomas la decisión de hacerlo, es así de sencillo. Si haces todo lo posible por cambiar ciertos hábitos que van en tu contra y no puedes, entonces tendrás que comprobar qué fuerzas invisibles a las que aún no has conseguido dar luz están gobernando esa parte de ti que te retiene. Esa parte de ti que te amordaza, te hace seguir sufriendo, seguir controlando y hace que desconfíes.

Tu subconsciente es un pozo rico en secretos que atraviesan espacios y tiempos remotos. Cuando el cambio no llega a tu vida por mucho empeño que pongas, hazte mirar esa parte de ti que está en el reverso de la chaqueta, en el fondo del armario, bajo las losas del baño, en los cajones llenos de polvo del desván.

Cambiar necesita de tu decisión. Convertirte en la persona que quieres ser es fácil si encuentras la claridad, aceptas tu encargo y de vez en cuando aireas la cueva de ti, esa en la que a veces te acomodas para pasar desapercibido y descansar del mundo.

Tu cueva puede engullirte

Tendrás tiempo de sobra para descansar del mundo, ahora toca arremangarse y jugar la partida. La cueva y el sofá pueden esperar. Ha llegado el momento de modelar a esa persona que sabes que eres pero a la que dejas caer por la laxitud de la inercia, la rutina, el ritual de lo malo conocido.

Hacer, es lo que te diferencia de ser un proyecto a convertirte en tu propia empresa. La acción, medida y llevada a cabo desde lo profundo de tu sentir será la llave dorada que abrirá tus tesoros para que los puedas compartir con el mundo. Pero la llave necesita ser accionada en la cerradura correcta o no abrirá. Encuentra ese lugar en el que encajas, no te opongas a lo que has venido a hacer, déjate llevar por la fuerza de la vida o la vida te arrastrará a la fuerza.

Eres perfecta, eres perfecto…Haz lo necesario para dejarte ser.

 

Arnau Benlloch

Periodista y autor del libro ‘100 maneras de conectarse a la Fuente’

 

 

 

Arnau Benlloch

Periodista y autor del libro ‘100 maneras de conectarse a la Fuente’

Facebooktwitterpinterestmail