El Ashwagandha es la planta adaptógena por excelencia. Se viene utilizando en la medicina Ayurvédica durante más de 3000 años, como fuente de longevidad y de salud. Se considera como una de las hierbas esenciales y más necesarias para el rejuvenecimiento del cuerpo.

“Prepara al organismo para mantener niveles de estrés excesivos, modulando en circunstancias de adaptación externa e internas de nuestro organismo”. 

Origen de la ashwagandha

Ashwagandha (Withania somnifera), es un remedio herbal derivado de la raíz del arbusto de ashwagandha, también conocido como ginseng indio o cereza de invierno. Pertenece a la familia de las solanáceas, es un arbusto corto que crece principalmente en la India, Pakistán y Sri Lanka, y se distribuye en el norte de África, Oriente Medio y  la India. Las flores de la planta son pequeñas y verdes, mientras que la fruta madura es de color naranja-rojo.

Fuente de:

La raíz de ashwagandha es rica en compuestos bioactivos, entre los que destacan los withanólidos y alcaloides, responsables de sus incontables beneficios y sus numerosas propiedades. La ashwagandha contiene aminoácidos, almidón, alcaloides (tropina, pseudotropina, anaferina, withanina, somniferina, somnina…) y lactonas esteroideas (withanólidos). Estos últimos compuestos bioactivos son los principales responsables de las propiedades de la ashwagandha.

Beneficios en nuestro organismo:

  • Propiedades Relajantes: ayuda a proteger frente a diferentes factores estresantes, disminuye los niveles de cortisol en personas sometidas a estrés crónico, y posee efecto ansiolítico y antidepresivo. Indicada también para combatir el insomnio gracias a su efecto sobre el sistema GABAérgico. El GABA (ácido gamma-aminobutírico) es un neurotransmisor inhibidor que interviene en la regulación del sueño.
  • Resistencia Física: ayuda a aumentar la resistencia física en las personas físicamente débiles o en aquellas personas que están en proceso de recuperación de cirugías o enfermedades.
  • Afrodisiaco: Un estudio con mujeres concluyó que el extracto de raíz de ashwagandha puede ser eficaz para el tratamiento de la disfunción sexual femenina. Además, se ha asociado el efecto adaptógeno de la ashwagandha con su capacidad para ayudar a combatir la infertilidad masculina inducida por estrés. “Este efecto estaría relacionado con los compuestos presentes en la raíz tales como alcaloides, aminoácidos y agonistas de los neurotransmisores GABA* y serotonina”.

Otros estudios incluidos de la médica naturopática Marie Winters indican que la ashwagandha alivia los efectos de los tratamientos de la radiación y de la  quimioterapia de los pacientes sin disminuir la efectividad de los mismos. Winters concluye que la ashwgandha «se presenta como un complemento nuevo para las terapias de los cuidados oncológicos».

Algunas aplicaciones que nos indica Salud Viva:

  1. Osteoartritis: en un estudio, los científicos probaron los efectos sobre el cartílago, y encontraron que la hierba puede ayudar a proteger contra el daño del cartílago y la inflamación asociados con la
  2. Antioxidantes: los estudiosos de la Universidad Hindú de Benarés, situada en Varanasi, India, han llevado a una investigación que ha demostrado que muchos de los elementos de la ashwagandha son antioxidantes. El estudio realizado reveló la presencia de antioxidantes como la superóxido dismutasa, catalasa y glutatión peroxidasa.
  3. Diabetes: Ashwagandha puede ayudar a normalizar el azúcar en la sangre y mejorar la sensibilidad a la

Cómo tomarlo:

Mezclar 5 g. de polvo de raíz de ashwagandha con agua, zumo, batidos o leche. La ashwagandha en polvo también puede usarse para espolvorear sobre las comidas y las ensaladas.

Milagros Muñoz

Naturópata

 

Facebooktwitterpinterestmail