“Dos tipos de grasa que son fundamentales para el cerebro son el colesterol y las grasas saturadas” (David Pelmutter)

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el normal funcionamiento del organismo. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos, la mayoría lo produce el cuerpo.

Es fundamental destacar que el colesterol es ESENCIAL para el organismo, es decir, no podríamos vivir sin él.

¿Qué funciones tiene?

Entre otras muchas cosas tiene las siguientes funciones:

  • Forma parte de la membrana de cada una de las células del organismo permitiendo o no el paso de sustancias y participando en numerosos procesos fisiológicos.
  • Es el componente básico de las sales biliares que tienen como función principal ayudar a la digestión de las grasas, sin ellas se produce un síndrome de malabsorción.
  • Es precursor de hormonas importantes como las corticosteroideas, que entre otras cosas regulan el contenido de agua y de sales en el organismo.
  • Es precursor de hormonas sexuales como progesterona, testosterona y estrógenos que permiten el desarrollo de los caracteres sexuales y la fertilidad.
  • Es parte de la vitamina D que deriva del colesterol y participa fundamentalmente en el metabolismo del calcio.

Tipos de colesterol

  • HDL es la lipoproteina conocida como » Colesterol bueno». 
    Su trabajo es remover de la sangre todo el exceso de colesterol y llevarlo al hígado para ser reciclado y usado cuando se necesite más colesterol
  • LDL es la lipoproteina conocida como «Colesterol malo”
    Su trabajo es trasportar el colesterol, vitaminas liposolubles como la vitamina D, antioxidantes como también cierta clase de grasas a las células de los órganos que lo necesiten.

¿Por qué se produce la enfermedad cardíaca?

El verdadero culpable de la enfermedad cardiovascular es la inflamación que en gran parte viene provocada por la dieta, principalmente por el azúcar (no la grasa) y los carbohidratos refinados.

Todos estos productos son alimentos que el cuerpo no entiende como tal y por tanto producen estrés oxidativo (radicales libres) e inflamación que daña la pared de las arterias. El cuerpo manda colesterol y otras sustancias para su reparación y conforme el daño va aumentando las sustancias que se supone que están ahí para proteger las arterias, pueden colapsarla y producir problemas cardiovasculares.

Más de la mitad de personas ingresadas por problemas cardíacos tienen niveles de colesterol normales. De hecho, solo el colesterol no es un predictor muy eficiente de enfermedad cardíaca.

Un estudio de 1992 sobre análisis de sangre de personas centenarias halló que tenían 3 cosas en común: bajos triglicéridos, alto colesterol HDL y baja insulina en ayunas. La dieta afecta claramente a dos -los triglicéridos y la insulina- y ambos caen en picado cuando eliminamos el azúcar y los carbohidratos refinados de la dieta.

PRODUCTO DESTACADO: ARÁNDANOS

Son ricos en antocianinas que regulan la producción de colesterol en nuestro organismo. Un buen puñado todos los días en el desayuno, en el contexto de una dieta saludable, nos ayudará a mantener una buena salud cardiovascular.

Ana Estellés

Lic. Biotecnología Biomédica

Dip. Nutrición Terapéutica

www.anestelles.com

Facebooktwitterpinterestmail