Las flores de Bach representan uno de los pocos remedios existentes hoy en día, específicos para tratar emociones y guiar nuestras mentes hacia la salud.

Edward Bach, científico del 1886, constató que las emociones tenían importantes efectos tanto en el aspecto mental como en el físico y lo explicó a través de su filosofía:

Mientras el alma, el cuerpo y la mente están en armonía, nada nos puede afectar.”

Bach entendió cuanto la actitud mental juega un papel fundamental en el mantenimiento de la salud, y por eso desarrolló 38 esencias florales como sistema de autoayuda; estas esencias, a base de plantas y flores selvajes, no tratan directamente la enfermedad, sino que hacen algo todavía más profundo: ayudan a recuperar y mantener el equilibrio emocional, para lograr salud a nivel físico.

Según la personalidad de la persona, se escoge una flor que le ayude a superar sus miedos, inseguridades, estados de ánimo, conflictos internos, …y si fuera necesario también es posible tomar varias flores combinadas.

quiere invitarte a conocer mejor las flores de Bach a través de artículos mensuales, para que puedas aprovechar sus beneficios; en este primer artículo vas a encontrar tres flores muy diferentes entre sí.

Tipos de flores de Bach

CHERRYPLUM (Prunus cerasifera)

Es un remedio indicado para el miedo a perder el control. Esta flor proporciona equilibrio y tranquilidad a las personas que, en momentos de grandes tensiones, tienden a actuar de forma explosiva.

Ayuda a regular las hormonas y a mejorar estados de ansiedad, nerviosismo y tensión.

________________

_________________

CLEMATIS (Clemátide o hierba de los arbustos)

Es un remedio indicado en caso de falta de interés por el presente.  Para personas con muchas ideas e imaginación, pero con carencia de concentración y orden.

Útil en caso de desmayos, somnolencia, falta de memoria y concentración, cansancio, dificultad en despertarse, sensibilidad a los ruidos.

_______

_________________

AOK (Roble)

Es un remedio indicado en caso de excesiva responsabilidad y autoexigencia.

Esta flor concede una sensación de relax y descanso a los “luchadores incansables”: personas fuertes, pacientes, responsables, que aguantan todo y siempre perseveran. Por falta de atención hacia uno mismo, no escuchan el propio cuerpo y pueden caer enfermos de forma grave. Ayuda en caso de dolores tensionales, cefaleas, falta de descanso.

Todas las flores de Bach se pueden tomar de forma directa (4 gotas bajo la lengua) en caso de necesidad o mezcladas en un poco de agua (siempre tomadas de forma sublingual) hasta 4 veces al día. La toma es aconsejable fuera de las comidas y lejos de sustancias como café, tabaco, menta o camomila, ya que reducen la absorción de las flores.

Enrica Castellar – Farmacéutica y naturópata

 

 

 

Facebooktwitterpinterestmail