Se acabaron las comidas y cenas extraordinarias de fiestas. Y muchos hemos vuelto a la actividad diaria estrenando un buen resfriado, congestiónmucosidad… Son los procesos normales de limpieza de un organismo al que se le ha proporcionado un exceso de alimentos, más azúcar, harinas refinadas, grasa animal y alcohol que en su dieta habitual y acaba buscando una forma de sacar fuera lo que entorpece su normal funcionamiento.

Se unen al final de las celebraciones los propósitos de inicio de año, muchos de ellos marcados por el deseo de hacer dieta o de comenzar con una actividad física regular.

Todos queremos  volver a tener buenas digestionesnormalizar los horarios de comida y conseguir un descanso regular por la noche.
Para hacerlo más fácil, hemos preparado una guía rápida que puedes estrenar hoy mismo, sol@ o en en familia.

GUÍA RÁPIDA PARA DEPURAR

1. PLATOS SENCILLOS

Recupera la comida sencilla, limpia, que desintoxique.
No tanto por perder peso como por depurar. Por ejemplo, un plato único de  arroz integral cocido o brócoli salteado con cúrcuma fresca. Pocos ingredientes y cocciones básicas.  Comiendo así, tu cuerpo descansa porque consume menos energía en la digestión.

2. MÁS VEGETALES BIO

Durante los próximos 21 días, da protagonismo a los vegetales verdes: frutas y verduras cocinadas de forma ligera y en un porcentaje tomados crudos. Los más indicados: puerro, apio, la familia de la coles y un poco de cúrcuma fresca.

Es básico que sean ecológicos para dejar de ingerir todos los pesticidas e insecticidas que conlleva la agricultura convencional. Por unos días, cero tóxicos.

3. BATIDO VERDE  CON APIO

batido-verde-ecorganicArranca tu programa depurativo con un jugo o batido verde. Te recomendamos uno preparado con manzana,  apio e  hinojo fresco.  Tu hígado lo agradecerá. Y recuerda que el apio y la manzana son dos de los productos frescos con más nivel de toxicidad en la producción convencional.

4. AÑADE UN DEPURATIVO

Puedes recurrir a superalimentos como la chlorella o  la hierba de cebada o a un preparado herbal como Gallexier. El alga te servirá para limpiar hígado, riñones y torrente sanguíneo. La hierba de cebada es excelente para desintoxicar todo el organismo y es una gran fuente de clorofila. Y si prefieres un jarabe como Gallexier ( con hojas de alcachofa, diente de león, raíz de genciana, raíz de cúrcuma, aquilea, jengibre, hinojo, manzanilla, corteza de naranja amarga, cardo santo, cardamomo y  trébol de pantano)  activa la función desintoxicante del hígado y refuerza la actividad funcional del estómago y el sistema hepatobiliar.

5. PROPÓLEO

Si el resfriado te ha pillado de lleno, puedes ayudarte tomando propóleo.

6. INCOPORA NABO O DAIKON

Por unos días, ayúdate con el nabo valenciano o el nabo japonés (daikon) para disolver la grasa y cúmulos tóxicos alamacenados en el hígado.

7. AGUA ALCALINA

Los desórdenes alimenticios generan una mayor acidez en tu organismo. Tomar cada día uno o dos vasos de agua alcalina Monchique compensará esa acidez si no has tenido la precaución de beber ya esta mismo agua acompañando las copiosas comidas navideñas.

Y por último,

8. MUÉVETE 

Pasea o camina de forma rápida al menos durante media hora al día para movilizar y ayudar a eliminar todas las toxinas acumuladas. Harás que el proceso de limpieza sea más rápido que si no te mueves.

Facebooktwitterpinterestmail