Llevar una dieta equilibrada es fundamental para el correcto desarrollo de nuestro organismo. Por ello, es muy importante que incluyamos fruta y verdura de temporada a nuestra alimentación.

La fruta y verdura de temporada, además de ser la más adecuada debido a su estacionalidad, es la más sabrosa y la que mejor se adapta a nuestras necesidades. Por ejemplo, comer sandía en diciembre no tendría mucho sentido, ya que es una fruta rica en agua que se adapta mejor a la época estival. Lo mismo ocurre con la fruta que te presentamos hoy: el albaricoque.

El albaricoque es una fruta rica en fibra y agua, y baja en hidratos de carbono. Es más pequeño que el melocotón y tiene un color anaranjado similar. Además, se recolecta entre mayo y agosto, por lo que es la época perfecta para consumirlo. Es muy versátil, ya que puedes elaborar numerosas recetas con él, como por ejemplo, mermelada, smoothies, ensaladas, tartas, etc.

  • Es rico en vitaminas A, C, folato o B9, niacina o B3, riboflavina o B2, tiamina o B1 y piridoxina o B6.
  • Contiene numerosos minerales, como el potasio (en el que destaca), el fósforo, el calcio, el hierro, el selenio y el zinc.
  • Al ser rico en potasio, ayuda a eliminar líquidos.
  • Es rico en fibra, por lo que es beneficioso para la salud intestinal
  • Aporta un alto contenido de antioxidantes
  • Como es rico en antioxidantes, puede mejorar la salud de la piel
  • Es muy hidratante.
  • Los taninos del albaricoque poseen efecto antiinflamatorio.

Aprovecha su estación y disfruta de él.

Facebooktwitterpinterestmail