Ingredientes

  • 1 kilo de kiwis maduros
  • 500 g de azúcar panela
  • Zumo de medio limón grande
  • 1 cucharadita de agar-agar (opcional)

Elaboración

  1. Lo primero que debemos hacer es pelar los kiwis y cortarlos en trocitos muy pequeños.
  2. A continuación, los colocamos en una olla grande para que se pueda recoger bien todo el jugo que sueltan.
  3. Cuando estén en la olla, añadimos el zumo de limón y cubrimos con el azúcar panela. Lo mezclamos todo bien para agrupar los ingredientes y tapamos la olla con un paño. Dejamos repasar dos horas.
  4. Cuando hayan transcurrido las dos horas, colocamos la olla en el fuego y dejamos cocer a fuego lento, removiendo de vez en cuando.
  5. Es bueno ir retirando un poco de la espuma que pueda ir soltando.
  6. Colocamos los tarros donde vayamos a guardar la mermelada al lado de nuestra olla para ir introduciéndola. Es aconsejable que los tarros es´ten intactos y con las tapas sin golpes o marcas de oxidación. Lávalos bien, sécalos y colócalos en el horno a unos 180ºC hasta que la mermelada esté lista. Además, se tienen que hervir en agua las tapas.
  7. De vez en cuando se va comprobando el mundo de la mermelada hasta que tenga la consistencia que más nos guste. Debe reducir bastante el líquido, y la fruta estar casi desecha. Después de unos 45 minutos, habrá espesado lo suficiente. Se puede conseguir una textura más gelatinosa añadiendo el agar-agar al final de la cocción.
  8. ¡CUIDADO AL ENVASAR! Los tarros aún estarán calientes, así que llenándolos hasta el borde con cuidado. Limpiar la rosca, cerrar bien y poner boca abajo. Cuando se enfríen, se hará el efecto vacío.

Guárdalos en un lugar oscuro y fresco y ya tienes lista tu MERMELADA DE KIWI.

 

Facebooktwitterpinterestmail