Nabo daikon: propiedades, variedades y cómo cocinarlo

El nabo daikon o rábano blanco es una raíz típica de japón y que se utiliza mucho en la ALIMENTACIÓN MACROBIÓTICA y tiene el poder de limpiar, refrescar y fortalecer el organismo.

Es muy característico su sabor ligeramente picante, pero bien cocinado podremos apreciar su sabor dulzón, y es una verdura muy versátil en la cocina. Se puede tomar crudo en ensalada, escaldado, al vapor… o podemos prepararlo al horno con otras verduras de raíz, o estofado a fuego lento.

En tenemos actualmente los dos tipos:

FRESCO: Es un alimento de invierno y suele un periodo de tiempo muy breve.

DESHIDRATADO: Esta variedad de nabo daikon se puede encontrar todo el año en la sección de macrobiótica de nuestros supermercados.

__________________

CÓMO COCINAR EL NABO DAIKON

Secado en tiras

Lo puedes encontrar en nuestra sección de macrobiótica de . El único proceso por el que pasa esta verdura es dejarla secar al sol, así que mantiene prácticamente todas sus propiedades.

El daikon seco es más dulce que el fresco y aporta un delicioso sabor a las sopas de verduras.

  • Sopas o bebidas: 10 minutos a remojo.
  • Ensaladas o salteados: 45 minutos a remojo.

Crudo

  • Acompaña muy bien comidas ricas en grasas como frituras o productos de origen animal. En Japón, es un acompañamiento habitual de las tempuras.
  • El daikon crudo rallado es muy beneficioso si tu sistema digestivo es débil. Debe consumirse en el momento, después de macerarlo con unas gotitas de shoyu durante 15 a 30 minutos para que no pierda sus propiedades enzimáticas.
  • Bueno en zumos. Licuado con apio y manzana obtendrás un zumo muy depurativo, ideal para perder peso.
  • Puedes añadirlo a tus ensaladas para dar un ligero toque picante, incluso usar las hojas del daikon en la ensalada.

Cocinado

  • Está riquísimo horneado con verduras dulces como zanahoria, chirivia o calabaza,
  • Puedes cocinar sus hojas salteadas con un poco de aceite de oliva virgen extra y unas pipas de girasol. Es un plato rico en clorofila, calcio, magnesio y vitamina K.
  • Ingrediente habitual en las sopas de miso, combinado con shiitake, y unas hojitas de puerro.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail
By |2018-01-17T13:38:19+00:00enero 23rd, 2017|Blog, Macrobiótica|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment