tu supermercado ecológico

No al desperdicio de comida

No al desperdicio de comida

A más hambre en el mundo, más comida va  a parar a la basura en los países occidentales. En Estados Unidos y Europa se desperdician entre 95 y 115 kilos de comida por persona y año.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que si se recuperase  la mitad de los alimentos que se pierden y  desperdician en el planeta se podría alimentar a la población mundial y acabar con uno de los desafíos más urgentes de la Tierra.

Estados Unidos es uno de los países con mayor tasa de  desperdicio de comida. En torno al 40% de todos los alimentos que se producen en el país va al cubo de la basura y en la mayoría de países europeos se sitúa alrededor del 30 por cien.

Esto nos dibuja un escenario claro de las toneladas de comida que se desaprovechan inútilmente. Una de las iniciativas puestas en marcha para luchar contra el desperdicio de alimentos es la platafoma Save Food, en la que la FAO colabora con el sector privado, la sociedad civil y los organismos internacionales para intentar reducir el enorme volumen de comida que se pierde.

Save Food tiene el objetivo de promover la creación de redes entre las partes interesadas en la industria alimentaria (fabricantes de la industria del embalaje, creadores de políticas e investigadores) con el fin de desarrollar soluciones que puedan reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos a lo largo de las cadenas de suministro. Una acción importante es una campaña mediática que busca aumentar la conciencia sobre el desperdicio de alimentos a nivel mundial. En esta iniciativa en la que se enmarcan diferentes acciones podemos encontrar una plataforma técnica sobre la medición y reducción de las pérdidas de alimentos y residuos en la que se tratan enfoques prácticos para reducirlas en el contexto de la seguridad alimentaria.

desperdicio-comida

La FAO ha desarrollado una  infografía sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos en la que se describen muy bien todas las razones que provocan el desperdicio alimentario. Desde el momento en que se procesa  y envasa de forma no adecuada los alimentos, al transporte,  sistemas de distribución, residuos que se generan en la cosecha, el almacenamiento, carencia de instalaciones o técnicas de conservación, ineficiencia en las ventas al por mayor y al por menor, residuos que se generan en los hoteles, restaurantes y hogares, los descartes y desperdicios que se generan a lo largo de la cadena de suministros…

Junto a cada problema detectado se proponen las  acciones  que se debe emprender para reducir este desperdicio.  La FAO define pérdida de alimentos como la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos y se refleja tanto en el valor nutritivo como en el económico o la seguridad alimentaria de todos los alimentos producidos para el consumo humano.

MÁS RECETAS