La pera es uno de los alimentos más aconsejados para eliminar líquidos, ya que posee un 80% de agua y no tiene casi grasas. Además, carece de sodio y es muy rica en potasio, magnesio y calcio.

Es un fruta ligera y de fácil digestión, aporta energía, evita el estreñimiento y ayuda a reducir el colesterol.

Y… ¿qué mejor que comerlas al vino? Esta receta te va a encantar

Ingredientes

  • 4 peras
  • 1/2 l. de vino tinto (ahora tenemos una amplia variedad con un 15% de descuento).
  • 150 gr. de azúcar de caña
  • 1 rama de canela
  • Cáscara de naranja
  • Cáscara de limón
  • Para aromatizar el almíbar de vino puede usarse también vainilla

Elaboración

  1. Pelamos las peras, dejándoles el rabito de la parte superior para poder luego manipularlas con facilidad. Si disponemos de un utensilio para extraerles el corazón lo hacemos, en caso contrario ya lo quitaremos  en el momento de degustarlas. Realizamos un corte horizontal en la base de las peras para que se asienten bien en la cazuela.
  2. Elegimos una olla de base ancha para que nos entren perfectamente las 4 peras y nos sobre espacio suficiente entre ellas para luego regarlas con el vino.
  3. Vertemos el vino y ponemos a calentar a fuego medio.
  4. Cuando coja temperatura, añadimos el azúcar de caña y removemos para que se vaya integrando. Añadimos ahora la canela en rama, la cáscara de naranja y la de limón. Recordad que debemos quitarles la parte blanca para que no nos aporten amargor.
  5. Colocamos las peras en la cazuela, tapamos  y cocinamos 25-30 minutos a fuego medio. Es importante de vez en cuando, por lo menos cada 5 minutos, ir regando las peras varias veces con el almíbar de vino que se va cocinando.
  6. Según vayamos bañando la fruta, comprobaremos como va adquiriendo el color del vino tinto. Pasado el tiempo de cocción comprobamos con una brocheta o pincho el punto óptimo, debe introducirse fácilmente hasta el corazón de la pera, cuya carne debe de estar tierna.
  7. Retiramos las peras a un plato cogiéndolas por el rabito y seguimos reduciendo el líquido de la cazuela, esta vez a fuego alto durante unos 10-15 min. Nos debe quedar un almíbar de vino pero sin que llegue a caramelizar.
  8. Podéis consumirlas templadas o frías según gustos, aunque la manera más típica es consumirlas una vez hayan enfriando en el frigorífico. Podemos calentar ligeramente el almíbar para que haga contraste con la fruta y emplatamos en un cuenco una pera por persona con un poco de almíbar. Otra opción es hacerles varios cortes verticales y presentar como si fuese un abanico entreabierto. Un complemento ideal es la nata montada o una bola de helado.

¡Qué ricas!

Facebooktwitterpinterestmail