¿Cuándo y por qué se fundó Santiveri?

Jaime Santiveri, fundador y comerciante emprendedor en la Barcelona de 1880, sufrió una enfermedad pulmonar grave que parecía incurable. Tuvo que pasar 6 meses en el balneario alemán del abad Kneipp, recibiendo diferentes tratamientos naturales que incluían dieta vegetariana como base. Al regresar a Barcelona, ya totalmente recuperado, decidió dejar su pequeño negocio textil y lo transformó para pasarse al mundo de la medicina natural y la alimentación saludable. 

Así es como nació Casa Santiveri en 1885

¿Qué valores defendéis?

La nutrición deber ser una de las bases fundamentales para una vida saludable. Eso se traduce en ofrecer productos capaces de mantener y mejorar la salud de las personas. Creemos que si hay algo que es bueno para la salud, tenemos que intentar llevarlo al mercado y ofrecerlo al consumidor, aunque a veces sea un proceso difícil y lento. 

En ese sentido fuimos pioneros en ofrecer una variedad de alimentos para vegetarianos en España, como las bebidas vegetales, cuando aún no se conocían.

¿Cuál es vuestro compromiso?

Aparte de evolucionar y no dejar de innovar, nunca olvidamos que la calidad tiene que estar siempre garantizada. Cuando un producto lleva el sello ‘Santiveri’ tenemos la responsabilidad de ofrecer las máximas garantías, y en ese sentido somos muy exigentes, tanto con nuestros proveedores como con nuestros propios procesos de fabricación.

¿Qué os diferencia del resto?

Pensamos siempre en la salud integral de la persona, por eso queremos llegar a todo tipo de consumidores y aunque a veces es difícil, nos esforzamos por hacerlo lo mejor posible. 

A nivel de suplementación los retos son cada vez mayores, porque hoy en día el consumidor es muy exigente y sabe lo quiere, pero cuando lanzamos un producto es porque tenemos la certeza de que es útil para la persona. Invertimos mucho tiempo en pruebas de producto. 

¿Crees que el consumo bio ha cambiado en los últimos años?

Efectivamente. Creo que desde que surgió la certificación ecológica de productos, el consumo ‘BIO’ ha evolucionado mucho. Hasta hace unos diez años, el porcentaje de consumidores ‘BIO’ aún era muy minoritario, aunque es cierto que crecía con fuerza, y sobre todo estaba muy centrado en tiendas especializadas, como por ejemplo ecorganic. Hoy en día se ha extendido mucho más y se ha ‘popularizado’, y todas las marcas generalistas se han lanzado a ofrecer productos ‘BIO’. El problema es que hay cierta confusión y a veces se asocia ‘BIO’ a ‘saludable’, y eso no siempre es así. En ese sentido la tienda especializada es fundamental para ofrecer la información necesaria al consumidor.  

¿Qué productos ofrecéis?

Es difícil hacer un resumen, pero en definitiva tenemos una parte importante de alimentación, tanto para personas con alguna intolerancia alimentaria, como también para personas que buscan una alimentación saludable, así como suplementación de topo tipo, de productos de fitoterapia y  productos de cosmética natural. 

¿Consideras que la suplementación es necesaria en una dieta? 

Sí. Creo que la suplementación es necesaria en algunos momentos, porque a veces nuestro organismo se desequilibra y necesitamos una ayuda extra. Además, tiene que haber siempre el asesoramiento de un profesional que nos asesore sobre cuándo y qué suplemento tomar, por eso el asesoramiento en la tienda especializada es fundamental.  

¿Qué hábitos debemos llevar para conseguir una vida saludable completa?

Lo resumiría en tres. Además de una buena alimentación, es muy importante el descanso, y en concreto dormir bien. 

El sueño influye de forma importante en todos los aspectos del bienestar físico y emocional de la persona. 

Si no dormimos bien nuestro organismo se debilita y puede desencadenar problemas de salud importantes a largo plazo. 

También es clave llevar una vida activa, física y mentalmente: hacer deporte regularmente, moverse, ¡bailar! y tener una actitud positiva hacia la vida, rodeado de personas a las que quieres y que te quieran.  

Sabemos que una buena alimentación es la base, pero ¿de qué manera influye esto en la esperanza de vida de las personas?

Una de las claves es comer poco, lento y sano. Además, las dietas con exceso de proteínas animales aceleran el envejecimiento, por lo que hoy en día, la dieta vegetariana y el veganismo se están popularizando y son opciones saludables. Pero además de una dieta vegetariana, a mí me gusta hacer un ayuno dos veces al año,  ya que hace que el organismo consuma las reservas de glucosa y grasa y que se regenere. En todo caso, hay que recordar que cualquier plan nutricional tiene que ir siempre de la mano de un buen especialista.

¿Es cierto que la alimentación puede afectar a nuestra salud física y emocional?

Sí. La alimentación influye en nuestro organismo y de rebote afecta a nuestra salud emocional, y al revés. Si hay un desequilibrio en la alimentación, el cuerpo lo nota, por eso influye en nuestra flora intestinal y juega un papel decisivo en la salud en general. 

Además, está claro que las emociones afectan nuestra flora, y que nuestra flora afecta nuestras emociones.

Iván Capel

Área Manager Comercial

Facebooktwitterpinterestmail