La salud de las articulaciones es de gran importancia para todas las personas, pero son pocas las que lo vinculan a alguna deficiencia de azufre en el organismo. Sin embargo, los beneficios del MSM (compuesto rico en azufre) va más allá de ser un potente antiinflamatorio, ya que además del efecto depurativo que ejerce, también aumenta la capacidad pulmonar, alcaliniza el organismo y mejora la absorción de nutrientes.

MSM: Una alternativa natural para el dolor

MSM (metilsulfonilmetano) se encuentra en plantas, animales y seres humanos, y se usa terapéuticamente desde hace años como detoxificante, en enfermedades inflamatorias, y en procesos tumorales por su papel en la renovación celular. Es el cuarto mineral más abundante en el organismo, y además lo encontramos en más de 150 compuestos diferentes dentro del cuerpo, por lo que es esencial para la vida. Podemos incorporarlo diariamente a través de los alimentos (ajo, cebolla, brócoli…) o de suplementos.

Nutrientes Sinérgicos

  • El MSM es un componente de las proteínas y necesario para la formación de la piel, el cabello, las uñas, el músculo, huesos, los dientes y el colágeno (tejido conectivo).
  • El MSM potencia el efecto de la vitamina C, coenzima Q10, complejo de vitaminas B, A, D3 y E, aminoácidos, Se, Ca y Mg.
  • Mejora la captación de los nutrientes y prolonga su disponibilidad en general.

Beneficios en nuestro organismo

  • Renovación celular: MSM es responsable de la unión flexible entre las células, incluyendo las numerosas funciones corporales, y mejora la permeabilidad de la pared celular. Aproximadamente la mitad del azufre total del cuerpo se concentra en los músculos del cuerpo, la piel y los huesos.
  • Antiinflamatorio: Es un antiinflamatorio natural. Protege y regenera células y estructuras del tejido que hayan sido dañadas por una lesión. Es compatible con los tratamientos de la artritis y la osteoartritis debido a que acelera el proceso de recuperación.
  • Eliminación de tóxicos: Aumenta la capacidad del cuerpo para eliminar residuos y toxinas a nivel celular, aumentando nuestro rendimiento y reduciendo la inflamación. Permite que los músculos sanen y contribuye a disminuir dolores musculares, por eso es utilizado para potenciar la resistencia física y es muy consumido los deportistas.
  • Protege contra el daño oxidativo: Forma parte de uno de los antioxidantes más importantes, y es responsable de producir el Glutation (esencial para la eliminación de metales pesados y muchas de las toxinas a las que nos exponemos). Por lo tanto, aunque no es un antioxidante por sí mismo, parte de la acción del MSM es que mejora la capacidad del cuerpo para producir sus propios antioxidantes.
  • Mejora la piel, cabello y uñas: Por algo es llamado el mineral de la belleza. Ayuda a reducir las arrugas y a dar una apariencia más saludable y vibrante al fortalecer el cabello y las uñas.

Cuando el cuerpo reemplaza las antiguas células de la piel, si hay una deficiencia de MSM, se crean nuevas arrugas. Ayuda al cuerpo a reemplazar las células malas por células buenas, saludables y elásticas”. Es especialmente eficaz en quemaduras debido a su acción regeneradora. Se puede aplicar tópicamente sobre la zona dañada, convirtiendo la cicatriz prácticamente en invisible.

Tratamiento de alergias:

Alivia las alergias, incluso las alimentarias, de piel, respiratorias, etc. Sus propiedades pueden deberse a que bloquea la conexión del azafato con el alérgeno en cuestión.

Equilibra el PH:

En sangre y en los tejidos del cuerpo.

En personas con diabetes, el uso del MSM incrementa la entrada de glucosa a las células al mejorar su permeabilidad, devolviendo al páncreas su normofuncionalidad; por eso mejora la capacidad de la insulina.

Recomendaciones

El MSM es más beneficioso cuando se toma conjuntamente con el Camu-Camu, Rosa Mosqueta o Maracuyá, fuentes muy importantes de vitamina C (que se sabe que es esencial para la síntesis del tejido conectivo y mejora la absorción y la utilización del MSM).

Cómo tomarlo:

Como complemento en la dieta, tomar de 2 a 6 gramos al día mezclado en agua, en zumos o en batidos.

Milagros Muñoz

Naturópata

 

Facebooktwitterpinterestmail